Lavanda

L A V A N D A

Planta perenne, leñosa, que todos los años renueva los vástagos herbáceos que pueden llegar a medir 40 centímetros de altura. Las hojas, alargadas y finas, se distribuyen opuestas sobre el tallo. Las flores de color azul que se disponen en la extremidad del tallo son muy aromáticas y proporcionan un olor característico. Su cultivo es bastante fácil y se puede realizar tanto por medio de semillas como de esquejes, siendo éstos últimos los más recomendados, pues así nos aseguramos que la nueva planta posea exactamente el mismo olor que la planta original.

Con su destacado aroma delicado y delicioso se le puede dar un toque especial a sus preparaciones culinarias, va muy bien con pescados de carne blanca, con salsas para ensaladas y preparaciones dulces. En infusiones tiene un agradable efecto relajante.